martes, 8 de noviembre de 2011

Qué dice la Biblia sobre la Administración del Tiempo

En el trimestre septiembre-diciembre 2011 estuvimos estudiando este interesante tema. A lo largo de la Biblia encontramos muchas enseñanzas por lo que no podemos decir que hemos agotado el tema. Aquí les compartimos las conclusiones a las que llegamos a lo largo del trimestre. Esperamos que las disfruten como nosotros lo hicimos y que sean de bendición para sus vidas...


ESTUDIO 10: Los consejos de los apóstoles...
(05/12/2011)
Debemos ser sabios, no involucrándonos en obras infructuosas (Colosenses 4:5), sino más bien llevar la salvación a los de afuera.
Estar siempre alertas porque cada vez es más inminente la venida del Señor (Romanos 13:10-12).
El tiempo de seguir y obedecer al Señor es ahora (2 Corintios 6:2).
La vida es muy frágil y pasa muy rápido por eso debemos estar preparados para los inminente (Santiago 4:13-15).
Todo el tiempo en comunicación con Dios (Efesios 6:18)
Recordemos que habrán tiempos de prueba, pero son por poco tiempo (1 Pedro 1:16).
Humillémonos siempre ante el Señor, El decide cuando nos exaltará (1 Pedro 5:6).
Conclusión: comencemos YA a dedicar nuestro tiempo en lo que el Señor nos ha mandado (orar, predicar, humillarnos en su presencia), así estaremos preparados para lo inminente.


ESTUDIO 9: Siempre estar preparados
(28/11/11)
El libro de Mateo nos da enseñanzas muy interesantes sobre el tiempo y su administración.
En Mateo 2:7-21 podemos ver como Dios tiene completo control del tiempo. Tanto los magos como Herodes conocen las escrituras pero hay una actitud muy distinta ante ellas. El conocer las escrituras nos permite tomar la decisión correcta, por lo que debemos ser obedientes al mandato de Dios, como lo hizo José.
El Señor nunca actúa antes de tiempo (Mateo 8:28-30) por ello siempre debemos estar preparados para Su venida. Recordemos que somos el trigo y no la cizaña (Mateo 13:24-30). 
El estar preparados no significa que Dios nos va a decir el día de su venida (Mateo 16:1-4), por ello debemos aprovechar el tiempo en lo que agrada a Dios.
Dios va a demandar su fruto, cuando Él venga (Mateo 21:33-45). Dispongámonos a ser servidores fieles en lo que Él nos ha demandado (Mateo 24:45,25:19). El Señor está cerca (Mateo 26:18)
Conclusión: La venida del Señor no tarda por ello siempre debemos estar preparados dando frutos de justicia y llevando almas a los pies de Cristo.


ESTUDIO 8: Dios prueba nuestra fe
(21/11/2011)
En los tiempos difíciles Dios prueba nuestra fe (Sofonías 3:16-20). En esos tiempos sólo debemos tener paciencia y confiar que Dios mismo nos sacará.
Una vez más en Hageo 1:1-8 se nos exhorta a ocuparnos en lo que Dios nos ha mandado hacer, no dejando que las mismas bendiciones que El nos ha dado nos aparten de sus propósitos.
Todo lo que hagas debes hacerlo para el Señor (Zacarías 7:1-7) con la seguridad que no hacemos la cosas por tradición sino para agradar al Señor.
Dios es quien nos defiende (Zacarías 13:3-5), dejemos que El sea quien se encarga de nuestra dificultades.
Conclusión: Aunque Dios permite que nuestra fe sea probada, El siempre está allí para animarnos en medio de las dificultades. Procuremos entonces caminar en lo que El nos ha mandado.


ESTUDIO 7: Los profetas también hablan del tiempo
(14/11/11)
En Deuteronomio 32:7-9 vimos que es importante recordar lo que Dios ha hecho en nuestra vidas, así como, no olvidar los errores cometidos.
Algo en que no deberíamos invertir nuestro tiempo es en vengarnos (Deuteronomio 32:35-38), sino más bien, servir a Dios toda nuestra vida (Josué 24:31).
En el libro de Amós se nos instruye a saber en qué momento hablar (Amós 5:13).
Siempre debemos hacer lo que Dios nos ha mandado, aunque nos parezca incoherente (Ezequiel 4:10-12).
Hay que estar preparado para los momentos de angustia (Daniel 12:1), sabiendo que luego vendrán tiempo de liberación.
Es mucha soberbia tratar de cambiar los tiempos (Daniel 7:24-26), más bien debemos aprovecharlos como son.
Conclusión: los profetas también nos instruyen a invertir nuestro tiempo en cosas provechosas: hacer la voluntad de Dios, estar preparados, disfrutar el momento actual.

ESTUDIO 6: Saber delegar
(7/11/11)
En Éxodo 18:14-26 la palabra nos habla de un problema que tenía Moisés: estaba sobrecargado. El consejo que recibe Moisés puede ser muy útil para aprovechar mejor nuestro tiempo: delegar en personas apropiadas, temerosas de Dios y fieles que nos ayuden a realizar los propósitos que Dios nos ha revelado.
El tiempo que Dios nos ha dado tiene valor, pues representa la fuerza de trabajo realizable en dicho tiempo. Podemos ver un cálculo de este valor en Levíticos 25:50-55.
Por ello, es importante saber cuando es conveniente dedicarnos a un proyecto y cuáles son las implicaciones que éste puede llevar.
Al final de sus días Moisés pudo contar como había presenciado el cumplimiento de los propósitos de Dios (Deuteronomio 32). Lo dejó por escrito como ejemplo para las futuras generaciones.
Conclusión: rodearnos de personas fieles y apropiadas que nos ayuden a cumplir los propósitos de Dios es una inversión de nuestro tiempo, éste tiene un valor muy importante.


ESTUDIO 5: Dar fruto a su tiempo


En Salmo 1:1-3 se nos habla de los requisitos para que nuestro tiempo sea productivo: no andar en el camino de los malos y deleitarse en la Palabra de Dios.
Una buena práctica es alabar a Dios en todo tiempo (Salmo 34:1).
A todos se nos da oportunidad para hacer lo correcto (Eclesiastés 3:17-20). Tiempo y ocasión hay para todos (Eclesiastés 9:11)
Cada época tiene su parte buena (Eclesiastés 7:10), por lo que es mejor disfrutarla que quejarse.
Dios envía tiempos de alegría y disfrute (Cantares 2:11-12).
Conclusión: practiquemos los requisitos para ser productivos y disfrutemos los tiempos, épocas, oportunidades y ocasiones que nos da el Señor.

ESTUDIO 4: ¿A qué debo dedicar mi tiempo?


El tiempo de Dios es ilimitado, eterno, y siempre presente (Job 10:5). Él sabe lo mejor para nosotros y puede ayudarnos si se lo pedimos (1 Reyes 8:58-60).
No debemos empeñarnos en hacer algo fuera de la voluntad de Dios o por más tiempo del que Él no ha señalado (2 Samuel 20:5-6). 
En los tiempos precisos debo estar en lo que me corresponde porque corro el riesgo de desviarme de Su voluntad (1 Crónicas 20:1).
No podemos hacer lo bueno y lo malo al mismo tiempo (2 Reyes 17:41). Debo dejar aquello que no le agrada a Dios.
Hay cosas que debo hacer todos los días (2 Crónicas 24:11).
Es importante poner límites y presupuestar el tiempo (Nehemías 2:6). Hay que saber estimar cuanto tiempo toma cada cosa.
Conclusión: Como Dios tiene control total del tiempo, obedezcamos lo que Él nos ha indicado para tener éxito en la dedicación de nuestro tiempo.


ESTUDIO 3: Dios es quien nos ayuda


Salomón le pide a Dios que lo ayude a cumplir Su voluntad y a poder realizar cada cosa a su tiempo (I Reyes 8:58-60).
Cuidémonos de no hacer como Giezi, el criado del profeta Eliseo, el cual actuó  fuera de la voluntad de Dios, cuando le pide regalos a Naaman. Como consecuencia recibe la lepra (2 Reyes 5:26-27). No era el momento de pedir regalos. 
Dios siempre cumple Su tiempo (2 Samuel 24:15), por lo que debemos aprender a conocer en qué momento se hacen las cosas (Génesis 29:7).
Hay veces que debemos dejar de hacer lo que estamos haciendo para hacer lo que Dios quiere (Éxodo 12:39).
Es importante apartar el tiempo para Dios (Levítico 23:37-38). A veces Dios nos pide momentos específicos (Levítico 23:15).
Los imprevistos no nos deben frustrar sino confiemos que Dios tiene el control y nos dará la salida (Números 9:4-11).
No olvidemos lo que Dios nos ha mandado hacer porque más adelante nos demandará (Jueces 11:26-27).
Conclusión: busquemos la ayuda de Dios para organizar nuestro tiempo, esto nos guiará a realizar cada cosa a su tiempo y que los imprevistos no nos afecten. 


ESTUDIO 2: Todo tiene su tiempo no quiere decir que hay tiempo para todo

En Eclesiastes 3:1-9 vemos que Dios nos habla de hacer una cosa a la vez, sobre todo si se trata de cosas contrarias (Por ejemplo, tiempo para estudiar y tiempo de vacaciones) .
También hay imprevistos a considerar.
Dios siempre nos da oportunidades (Eclesiastés 9:11) y eso no depende de nuestras capacidades.
Es importante aprender que hay un momento para cada cosa (Proverbios 15:23)
Hay cosas que requieren que siempre estemos preparados: el momento de partir de esta tierra (Juan 7:6), el apoyo a un amigo (Proverbios 17:17), predicar la palabra (2 Timoteo 4:2) y otras mas que veremos en los siguientes estudios.
Conclusión: el conocer la voluntad de Dios nos puede ayudar a distribuir nuestro tiempo en  aquello que Dios quiere que hagamos, sabiendo que El siempre nos da oportunidades para hacer cada cosa a su tiempo, sin olvidar que debemos incluir prepararnos para ciertas cosas que Él mismo nos demanda.  


ESTUDIO 1: Una buena administración del tiempo requiere conocer cuál es LA VOLUNTAD DE DIOS para nuestra vida


El tiempo le pertenece al Señor y tiene pleno control de éste (Salmos 90:4; 2 Pedro 3:8; Romanos 11:35-36)
Dios nos ordena que usemos sabiamente nuestro tiempo (Colosenses 4:5,Efesios 5:15-16)
Por eso es importante conocer la voluntad de Dios, es decir, en qué debemos invertir nuestro tiempo (Efesios 5:17, I Tesalonicenses 4:2-5, Oseas 10:12, Romanos 12:2).
Cuando empezar? Ahora. Hoy es el momento de invertir bien nuestro tiempo en hacer la voluntad de Dios (Eclesiastes 12:1-3,I Pedro 4:2-3).


Conclusión: conocer la voluntad de Dios para nuestra vida nos permitirá invertir nuestro tiempo en aquellas cosas que serán realmente exitosas  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada